Archivo de la etiqueta: Anticonceptivos químicos

Metodos Anticonceptivos

Los métodos contraceptivos se clasifican en:

1. Dispositivos Intrauterinos

2. Anticonceptivos hormonales

Anticonceptivos hormonales combinados orales

Anticonceptivos sólo de progesterona o minipíldora

Anticonceptivo de emergencia o píldoras postcoitales

Inyectables mensuales

Gestágenos de depósito

3. Anticonceptivos de barrera

Preservativo

Profiláctico femenino

Diafragma

4. Anticonceptivos químicos

Cremas

Jaleas

Espumas

Tabletas

Ovulos vaginales

Esponjas

5. Método de la lactancia (MELA)

6. Métodos basados en el conocimiento de la fertilidad de la mujer

Calendario

Moco cervical

Temperatura basal

Sintotérmico

7. Métodos de esterilización

1) DISPOSITIVOS INTRAUTERINOS


Eficacia: 0,6 a 0,8 embarazos por cada 100 mujeres durante el primer año de uso (1 en cada 125 a 170).

Los DIU actualmente utilizados se denominan medicados o bioactivos. Los dispositivos medicados a su vez pueden ser:

• Medicados con cobre; con cobre y plata; o con cobre y oro.

• Sistemas liberadores de hormonas.

La variedad en el diseño se relaciona con la duración de la acción anticonceptiva (proporcional a la superficie de cobre), y a la frecuencia de efectos adversos como la expulsión, el aumento del sangrado menstrual y la dismenorrea.

Son múltiples las evidencias científicas que demuestran que el mecanismo de acción del DIU es similar en todos los modelos medicados con metales, y se basa en prevenir la fecundación al crear un medio intrauterino hostil que resulta espermicida. La presencia de cobre en el fluido intrauterino junto con la reacción de cuerpo extraño endometrial que induce el dispositivo crea un medio hostil que paraliza a los espermatozoides impidiendo su ascenso por el tracto genital superior, previo al encuentro con el óvulo. Algunos autores consideran que, además de esta paralización de los espermatozoides, se acorta el tiempo de supervivencia de los mismos así como del óvulo, en ambos casos previamente al encuentro de las gametas.

Los dispositivos intrauterinos medicados con hormonas las liberan lentamente a la luz de la cavidad uterina, alcanzando una acción local con mínimo pasaje de la sustancia a la circulación sistémica. Se describen principalmente dos modelos: uno que contiene progesterona, utilizado en USA, cuya duración es de un año (Progestasert®) y otro, recientemente introducido en nuestro país, que libera Levonorgestrel (14 mg/día) y cuya duración es de cinco años (Mirena®).El mecanismo de acción anticonceptiva de ambos dispositivos se basa en dos acciones fundamentales: el espesamiento del moco cervical, que impide el ascenso de los espermatozoides a la cavidad uterina, y la atrofia del endometrio que crea un medio hostil a los espermatozoides y a su migración, es decir, que impiden la fecundación al impedir el encuentro de las gametas.

Ventajas

• No interfiere con las relaciones sexuales.

• Reversible en forma inmediata. Cuando se retira, la mujer puede quedar embarazada tan rápidamente como las que no lo han usado.

• No tienen ningún efecto sobre la cantidad o calidad de la leche materna.

• Pueden insertarse inmediatamente después del parto (a excepción de los DIU que liberan hormonas) o después de un aborto (cuando no hay indicio de infección).

• Ninguna interacción con otras medicinas.

Desventajas

• Efectos secundarios comunes (no son señal de enfermedad) como:

- cambios menstruales (comunes en los primeros tres meses, que suelen disminuir posteriormente).

- Sangrado vaginal abundante y más prolongado.

- Sangrado o goteo vaginal entre períodos.

- Más cólicos o dolor durante los períodos.

• No protege contra enfermedades de transmisión sexual (ETS).

• No es aconsejable en mujeres que han tenido recientemente una ETS.

Momento de la inserción

Como toda práctica médica, requiere la confección y firma de un consentimiento informado. El mismo garantiza que la mujer ha sido informada del procedimiento al que será sometida (la inserción) y acepta libremente que el profesional efectúe la maniobra.El período conveniente para la inserción del DIU es durante la menstruación o inmediatamente después de ella, ya que el canal del cuello uterino se dilata ligeramente, lo que facilita la inserción del dispositivo. La presencia de la menstruación reduce el riesgo de inserción a comienzos de un embarazo. También se puede colocar, aunque con mayores posibilidades de expulsión espontánea, inmediatamente después de un aborto espontáneo o parto, si no existe sospecha de infección.

2)ANTICONCEPTIVOS HORMONALES


Eficacia usual. De 6 a 8 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso Cuando se utilizan en forma correcta y consistente (0,1 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso).Son distintos preparados anticonceptivos que contienen hormonas femeninas, que pueden administarse por via oral o parenteral.

ANTICONCEPTIVOS ORALES

Se clasifican en:

a) Combinados monofásicos:

• macrodosificados

• microdosificados

b) Combinados trifásicos.

c) Mensuales.

d) Minipíldora o anticonceptivos sólo de progesterona.

A) COMBINADOS MONOFÁSICOS

Este tipo de anticonceptivos hormonales han tenido tan importante desarrollo que, cuando se habla genéricamente de “anticonceptivos orales”, se suele hacer alusión a este tipo de asociación. Se componen de un estrógeno –el Etinilestradiol– más un gestágeno, Todas las grageas tienen igual dosis de estrógenos y progestágenos (de allí la denominación de monofásicos).

Todos los anticonceptivos orales monofásicos actúan de igual manera. Su principal mecanismo de acción es la inhibición de la ovulación a través de la inhibición de la secreción de FSH LH por parte de la hipófisis. Es por este mecanismo de acción ovulostático que los ACO son el método anticonceptivo reversible más eficaz.

En el mercado existen preparados:

• Macrodosificados: Son aquellos que tienen 50 o más microgramos de Etinilestradiol, No suelen recomendarse, aunque se los puede utilizar como anticonceptivos de emergencia (ver más adelante).

Si la menstruación comenzó el día 2 de este mes, ese mismo día comenzará a tomar la primera caja.

Tomará pastillas por 3 semanas, 1 comprimido por día.

Luego viene la semana sin pastillas en la que además comenzará la menstruación.

Al 8º día sin pastillas comenzará la nueva caja.

• Microdosificados: Son aquellos que tienen 35 microgramos o menos de Etinilestradiol (EE) por comprimido. Dentro de este grupo existen preparados con 35, 30, 20 y 15 microgramos de EE (recientemente incorporados).

Asociados al EE existen diferentes gestágenos. Pueden ser derivados de la Progesterona (MedroxiprogesteronaCiproterona) o derivados de la Nortestosterona. Estos últimos son los más utilizados en la actualidad y se los denomina como de primera, segunda o tercera generación.

El mecanismo de acción de todos los gestágenos es similar, siendo los más nuevos los que mejor controlan el ciclo, evitando el manchado irregular (spotting) y las metrorragias por disrupción (sangrados fuera de fecha).

¿Cómo se toman?

Todos los anticonceptivos monofásicos de 35 a 20 microgramos diarios de Etinilestradiol se toman una vez al día, a la misma hora, durante 21 días (una caja completa). Se comienza el primer día de menstruación. Luego de tomar toda la caja, se hace un intervalo de 7 días sin tomar pastillas, en el que comenzará el sangrado mensual, Durante estos 7 días también se conserva la protección anticonceptiva. Al octavo día se comenzará una nueva caja de pastillas aunque todavía dure el sangrado.

Una forma muy sencilla de recordar cómo tomar las pastillas, consiste en contar las semanas: durante tres semanas se toman pastillas y durante la cuarta semana, no. De este modo, si laprimera pastilla fue tomada, por ejemplo, un martes, todas las nuevas cajas se deberán empezar un martes. Se puede marcar en un calendario el primer día de toma y la semana sin pastillas.

Los anticonceptivos monofásicos de 15 microgramos de Etinilestradiol por comprimido tienen la misma eficacia.

Vienen 28 comprimidos por envase: 24 de un mismo color (habitualmente blanco) y 4 de un color diferente (generalmente rojo o naranja). Es muy importante tomar primero las 24 pastillas blancas y luego las 4 de color, ya que estas últimas no tienen hormonas, sino que ayudan a reforzar el hábito de tomar todos los días los comprimidos (comprimidos recordatorios). Al día siguiente de terminar un envase, se comienza inmediatamente otro, sin ningún intervalo o pausa.

B) COMBINADOS TRIFÁSICOS

La dosis de Estrógeno y Progestágeno no es la misma en todas las grageas, sino que tienen tres combinaciones diferentes que se identifican por los distintos colores de los comprimidos. La dosis de Etinilestradiol es similar en todos los comprimidos o aumenta levemente en la mitad del ciclo, mientras que la del gestágeno aumenta en forma progresiva, siendo sensiblemente más elevada en los últimos 7 comprimidos. Por ello es muy importante que la toma sea ordenada, es decir, que se respete la numeración de los comprimidos impresa en el blíster del producto.

Estos preparados surgieron con la ambición de asemejarse al ciclo normal de la mujer, reproduciendo la variación de las cantidades de hormonas secretadas por el ovario en las distintas fases del ciclo. Pero para mantener la eficacia anticonceptiva fue necesario introducir al gestágeno desde el primer comprimido. Es por ello que no presentan ventajas con respecto a los anticonceptivos monofásicos y han sido ampliamente superados por éstos.

Errores en la toma de los anticonceptivos hormonales orales:

Los errores más frecuentes son:

• Olvido de toma: consiste en no tomar el comprimido en la hora habitual, o no tomarlo ese día.

• Modificar el intervalo de días indicado por el proveedor entre el último comprimido de una caja y el primer comprimido de la siguiente, que habitualmente es de 7 días.

• Efectuar “descansos” en la toma, es decir, dejar pasar uno o varios meses sin tomar anticonceptivos (sin que el proveedor lo haya indicado por una circunstancia especial).

• Abandonar el método sin cambiar por otro método igualmente eficaz.

Recomendaciones:

Para evitar el olvido de toma es conveniente establecer una rutina:

• Asociar la toma a un acto cotidiano como cepillarse los dientes, ajustar el despertador, etc.

• Tomar la pastilla siempre a la misma hora.

• Involucrar a la pareja en la rutina.

• Tener la píldora en un lugar visible.

• Mantener los comprimidos en el envase original hasta el momento de la toma, ya que los números o días impresos en el blister ayudarán a no olvidar la toma.

En el caso de haber olvidado la toma de un comprimido:

Si transcurrieron menos de 12 horas del horario habitual de toma: tomarlo en ese momento. No es necesario tomar otras medidas.

Si pasaron más de 12 horas del horario habitual de toma: Durante la primera y segunda semana de toma de comprimidos de la caja actual, se debe tomar la pastilla olvidada inmediatamente, aunque esto implique tomar dos pastillas juntas (la olvidada el día anterior y la que corresponde al día actual). Además, se debe utilizar preservativo por siete días consecutivos contando desde el día en que se tomó el comprimido olvidado.

Durante la tercera semana de toma de comprimidos de la caja actual, se puede optar entre dos procedimientos:

1. Interrumpir la toma de pastillas y tirar el resto de la caja. No tomar pastillas por siete días, y al octavo día iniciar una nueva caja. La fecha menstrual se modificará (se adelantará) pero se mantendrá la eficacia anticonceptiva. Esta opción es la adecuada cuando se trata del primer comprimido olvidado en el mes; es decir, si todos los anteriores fueron tomados correctamente.

2. Tomar la pastilla olvidada inmediatamente, aunque esto implique tomar dos pastillas juntas (la olvidada el día anterior y la que corresponde al día presente). Continuar tomando los comprimidos hasta terminar la caja, y comenzar una caja nueva inmediatamente a continuación de la anterior, sin el intervalo habitual de siete días sin pastillas. La menstruación se presentará sólo al terminar esta segunda caja, pero se mantendrá la eficacia anticonceptiva. Esta opción es la adecuada si se habían olvidado otros comprimidos durante el mes; es decir, si no fue el único olvido durante la toma de la presente caja.

Los anticonceptivos hormonales no previenen contra las ETS, incluyendo SIDA y Hepatitis B.

Ventajas:

• Bajo riesgo de complicaciones.

• Muy efectivos cuando se usan correctamente.

• Regularizan los periodos menstruales y disminuyen su volumen y duración, así como los cólicos menstruales.

• No necesitan períodos de descanso.

• Pueden usarse desde la adolescencia a la menopausia.

• Puede interrumpirse su uso en cualquier momento, recuperándose inmediatamente la fertilidad.

• Previenen o disminuyen la anemia por déficit de hierro.

• Tienen efecto protector en embarazo ectópico, cáncer de endometrio, cáncer de ovario, quiste de ovario, enfermedad inflamatoria pélvica, enfermedad benigna de la mama.

Desventajas:

Algunas usuarias refieren que la necesidad de toma diaria les incomoda.

Pueden presentarse efectos secundarios leves como sangrado intermenstrual, cefaleas sin trastornos de la visión, náuseas, vómitos, aumento de peso (sólo el 20 % aumenta más de dos kilos en un año). Estos suelen desaparecer con la continuidad del tratamiento y no son una indicación para discontinuar el uso.

C) MENSUALES

Se administra un comprimido por mes. Contiene alta dosis de un estrógeno de depósito (Quinestrol) asociado a un progestágeno (Diacetato de Etinodiol). Produce frecuentes trastornos del sangrado debido a la excesiva dosis de estrógenos de vida media prolongada. Son poco utilizados por sus efectos adversos.

Ventajas: Su comodidad.

Desventajas: Alta frecuencia de efectos adversos.

¿Cómo se toman?

Se debe tomar el primer comprimido el día 23º del ciclo, y luego regularmente cada 30 días (la misma fecha calendario).

El efecto anticonceptivo comienza luego del sangrado que sigue a la primera toma.

D) MINIPÍLDORAS O ANTICONCEPTIVOS SÓLO DE PROGESTERONA.

Se conocen también como POP (Progesterone Only Pill)., existen tres píldoras sólo de progesterona . No inhiben la ovulación. Su mecanismo de acción consiste en modificar el moco cervical haciéndolo denso y hostil a los espermatozoides, impidiendo así el ascenso de los mismos hacia la cavidad uterina.

Estos anticonceptivos suelen utilizarse:

Durante la lactancia materna, con una eficacia del 99,5% los primeros seis meses del puerperio.

En aquellas mujeres que tienen contraindicado el uso de estrógenos pero no el de progesterona, como en los casos leves a moderados de hipertensión arterial, con una eficacia del 96,8%.

En la perimenopausia, si no se desea utilizar estrógenos (por ejemplo, en mujeres fumadoras mayores de 35 años o hipertensas, con una eficacia del 96,8%).

¿Cómo se toman?

Si la mujer ha tenido un parto, se comienza la toma de la minipíldora a los 21 días del parto y se continúa con una gragea diaria, siempre a la misma hora, sin interrumpir la toma en ningún momento; es decir, que se inicia una nueva caja inmediatamente de la anterior.

Deben transcurrir catorce días de iniciada la toma para lograr la eficacia anticonceptiva antes descripta. La mujer continuará en amenorrea durante todo el tratamiento. Si el niño deja de alimentarse exclusivamente de leche materna y comienza a espaciar las mamadas (incorporación de papillas, etc.), la eficacia anticonceptiva disminuirá. Es habitual que en ese momento la usuaria vuelva a menstruar.

Si la mujer no ha tenido un parto recientemente y menstrúa regularmente, se inicia la toma el primer día de la menstruación, con un comprimido por día, siempre a la misma hora, sin interrupción ni intervalo entre un envase y el siguiente.

Es frecuente que se presenten alteraciones del patrón de sangrado mensual o manchado irregular, sin que ello justifique suspender el tratamiento. Si la usuaria entra en amenorrea, es necesario descartar primero la posibilidad de que esté embarazada. En caso de olvido de toma se debe agregar el uso de otro método anticonceptivo de barrera por catorce días.

Ventaja:

Su buena tolerancia. Es posible su utilización durante la lactancia. Puede emplearse en fumadoras mayores de 35 años, en las que otros anticonceptivos se hayan contraindicados.

Desventajas:

En un grupo reducido de mujeres, puede producir disminución de la lactancia o alteraciones del ciclo menstrual. Como único método anticonceptivo es de menor eficacia que los anovulatorios.

3) ANTICONCEPTIVOS INYECTABLES


Eficacia: 0,3 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso.

Se los clasifica como:

a) Mensuales de primera y segunda generación

c) Trimestrales

a) Mensuales

Ventajas: una sola aplicación mensual.

Desventajas: son frecuentes las alteraciones del ciclo menstrual.

b) Trimestrales: Consiste en una dosis de 150 mg de Acetato de Medroxiprogesterona de liberación lenta. La dosis de este gestágeno inhibe eficazmente la ovulación dando una eficacia anticonceptiva de 99,7 %. El efecto adverso más frecuente es la amenorrea, que se verifica en el 60 % de las usuarias,  está contraindicado en la hipertensión arterial, ya que el efecto mineralocorticoide de la Medroxiprogesterona en una dosis alta puede elevar la presión arterial.

La primera dosis se aplica el primer día de la menstruación, y luego cada tres meses calendario.

Ventajas: su alta eficacia anticonceptiva y su administración a intervalos prolongados.

Desventajas: frecuentes alteraciones del ciclo menstrual, menor reversibilidad de sus efectos anticonceptivos.

3 ANTICONCEPTIVOS DE BARRERA

Son aquéllos que actúan como un obstáculo físico al paso del espermatozoide a la cavidad uterina.

PRESERVATIVOS


Preservativo masculino o condón

Es una funda de látex muy delgada que se coloca sobre el pene erecto antes de la penetración y se utiliza durante toda la relación sexual. Además de evitar el embarazo, es el único método anticonceptivo, junto con el preservativo femenino, que ayuda a prevenir el SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual. Por eso debe usarse durante la penetración vaginal o anal, y el sexo oral

Eficacia: 14 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso (1 en cada 8). Los fracasos se deben más a problemas en su colocación o de escurrimiento del semen que a la posibilidad de ruptura. Si su uso es correcto y consistente desciende a 3 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso (1 en cada 33).

Para usar correctamente el preservativo se deben seguir estas recomendaciones:

1. Usar un condón en cada relación.

2. Sacar el preservativo de su envoltorio con cuidado de no romperlo.

3. Colocarlo cuando ocurre la erección, antes de la primera penetración, dejando un espacio en su extremo superior para contener el semen eyaculado (al hacerlo no estirar con fuerza el extremo del condón sobre la

punta del pene).

4. Después de la eyaculación, retrirar el pene de la vagina, sosteniendo el preservativo por su base para que éste no se salga (el condón queda grande cuando el pene se va desentumeciendo) tratando de no derramar

esperma al hacer esta maniobra.

5. No reutilizar nunca. Tirarlo envuelto en un trozo de papel.

6. Si necesita lubricante, usar uno a base de agua (la misma jalea espermicida sirve) ya que los de base oleosa deterioran el latex.

Constituye el método contraceptivo de uso más frecuente, ya que a su accesibilidad y bajo costo se agrega actualmente su elección como método en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual entre ellas el SIDA y la hepatitis.

Ventajas: De fácil acceso, no requiere preparación previa.

Desventajas: Se requiere motivación para su uso constante y correcto, por lo que es importante en consejería interactuar con técnicas lúdicas para erotizar su uso.

Preservativo femenino


Eficacia: 95 al 71%, aumentando con la continuidad del uso. No se han comprobado fallas del tipo rotura. La falla más frecuente es la penetración del semen por fuera del anillo que cubre la vulva o su desplazamiento hacia el interior de la vagina.

Se trata de una vaina flexible de poliuretano autolubricado que se ajusta a las paredes de la vagina. Posee dos anillos flexibles: uno interno, usado para su inserción y retención semejando un diafragma y que mantiene el preservativo femenino en posición adecuada y otro anillo externo que se ubica sobre los labios y permanece fuera de la vagina protegiendo los genitales externos durante el coito.

Ventajas: permite que la mujer pueda ejercer su propio cuidado.

Desventajas: requiere adiestramiento para su colocación.

3.3.2 DIAFRAGMA


Eficacia: Su eficacia es de 20 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso Si su uso es correcto y consistente y combinado con espermicidas, desciende a 6 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso.

Consiste en un aro de goma cubierto por una membrana del mismo material que se adapta a la cúpula vaginal, entre el fondo de saco vaginal posterior y la sínfisis pubiana, cubriendo el cérvix y obstruyendo el orificio externo. Es por ello que existen diferentes medidas estandarizadas cada medio centímetro desde el 6 (diámetro de 6 cm) hasta 8,5 (diámetro de 8,5 cm).

Para medir el diafragma que necesita la usuaria existen aros re-esterilizables de distintos diámetros que el profesional coloca en la vagina de la mujer; luego le pide que se levante y camine, para luego efectuar un tacto vaginal que verifique que el anillo no se ha movido de su lugar, es decir que permanece sostenido entre el fondo de saco posterior y la sínfisis púbica.

Un diafragma pequeño se deslizará hacia abajo y puede moverse libremente hacia los costados. Un  diafragma grande no logrará desplegarse totalmente o no se sujetará por encima de la sínfisis púbica, sino que ese extremo tenderá a salir por la vulva. Su uso debe combinarse con cremas o geles espermicidas.

Es importante utilizar el diafragma en todas las relaciones, independientemente del día del ciclo en que se encuentre la mujer.

Para colocarse correctamente el diafragma es conveniente recostarse o levantar una pierna y apoyarla sobre una silla.

Se le debe colocar el espermicida en crema o gel sobre el borde del anillo, en el centro por su cara superior y en

el centro por su cara inferior. Se toma entre los dedos índice y pulgar de la mano hábil.

Con la otra mano se entreabren los labios de la vulva. Se introduce el diafragma profundamente dirigiéndolo hacia la pared posterior de la vagina. Se verifica con un dedo en la vagina que el borde anterior esté correctamente colocado por encima de la sínfisis pubiana y que el cuello uterino esté cubierto por el diafragma.

Se coloca hasta una hora antes de la relación sexual. Si el lapso será mayor, agregar una dosis extra de espermicida antes del coito. Si se tendrá una segunda relación sexual, aplicar otra dosis de espermicida. Retirar el diafragma entre 6 y 8 horas luego del último coito, como mínimo.

Para hacerlo, introducir el índice en la vagina hasta tocar la porción anterior del anillo, y traccionar suavemente. Lavar el diafragma con agua y jabón neutro (por ejemplo, el jabón blanco de lavar la ropa); secarlo bien sin refregar, y guardarlo en su envase original con fécula para bebés o de maíz (evitar el uso de talco ya que no es biodegradable y produce reacciones de cuerpo extraño en el tracto genital superior e inferior).

Periódicamente, mirarlo detenidamente con una luz potente para asegurarse de que no presenta fisuras. Cuidar de no rasgarlo con las uñas.

Ventajas: No provoca efectos secundarios sistémicos. Es de uso temporario. La mujer puede controlar el método, colocándolo antes del inicio del juego sexual, por lo que no interrumpe el mismo.

Desventajas: requiere medición para su selección adecuada y adiestramiento para una correcta colocación. Es necesaria una alta motivación para su uso eficaz. Puede producir cistitis en mujeres predispuestas. Los espermicidas pueden provocar reacciones alérgicas.

4 – CONTRACEPTIVOS QUIMICOS

Eficacia: Los fracasos en el uso no combinado oscilan entre el 6 y el 26 %. Mejoran la eficacia de los métodos de barrera.

ESPERMICIDAS


Son sustancias surfactantes que actúan por contacto sobre la superficie del espermatozoide. Se presentan en varias formas farmacéuticas: cremas, jaleas, espumas, tabletas, óvulos.

Los espermicidas más utilizados en nuestro país son el Nonoxynol-9 y el Cloruro de Benzalconio .

Deben introducirse en la vagina, cerca del cérvix, con una anticipación no mayor de 1 hora respecto del coito –ya que pierden su actividad espermicida con el transcurso del tiempo– y no menor de 10 a 15 minutos antes –para dar tiempo a su disolución, si son óvulos o tabletas–. Debe recomendarse no realizar ninguna higiene vaginal por un mínimo de 7 horas luego del coito.

Debido a su alta tasa de fallas, se recomienda su uso asociado a un método de barrera, como el preservativo o el diafragma.

Puede tener efectos colaterales relacionados con reacciones alérgicas a alguno de sus componentes.

ESPONJAS VAGINALES


Son esponjas de poliuretano impregnadas en Nonoxynol o Cloruro de Benzalconio, que liberan el espermicida en el medio vaginal. Se colocan como un tampón pudiendo ser retirados con facilidad.

Son desechables depués del coito. Ofrecen una protección continua por 24 horas y deben ser removidas 6 a 8 horas después de la última relación.

Ventajas: Son de uso temporario. No presentan efectos secundarios sistémicos.

Desventajas: Su baja eficacia. Puede inducir reacciones alérgicas en cualquiera de los miembros de la pareja. Dificultades en la extracción.

METODO DE LA LACTANCIA (MELA)

Eficacia:

En los primeros 6 meses después del parto, su eficacia es del 98% (2 en cada 100). Tal eficacia aumenta cuando se usa en forma correcta y consistente, hasta 0,5 embarazos por cada 100 mujeres en los primeros 6 meses después del parto (1 en cada 200).

La relación entre la duración de la lactancia y la duración de la amenorrea posparto ha sido suficientemente demostrada: a mayor duración de la lactancia, mayor duración del período de amenorrea. La duración promedio del período de amenorrea en las madres que no amamantan es de 55 a 60 días, con un rango de variación entre 20 y 120 días. La lactancia exclusiva se asocia con períodos más largos de amenorrea e infertilidad que la lactancia parcial.

El método de la Lactancia Materna o MELA consiste en utilizar la lactancia como método temporal de planificación familiar.

Como método anticonceptivo, el MELA sólo es válido si:

• La lactancia es exclusiva y la madre amamanta frecuentemente, tanto de día como de noche.

• No se han reiniciado sus períodos menstruales

• El bebé es menor de 6 meses de edad.

Si estas condiciones no se cumplen, o si se cumple sólo alguna de ellas, la mujer debería hacer planes para comenzar a usar otro método de planificación familiar.

Mecanismo de acción:

Detiene la ovulación, ya que la lactancia materna produce cambios en la velocidad a la que se liberan las hormonas naturales.

Ventajas:

• Previene el embarazo en forma efectiva por lo menos durante 6 meses.

• Promueve los mejores hábitos de lactancia materna.

• Puede usarse inmediatamente después del parto.

• No hay necesidad de hacer nada en el momento del coito.

• No hay costos directos relacionados a la planificación familiar o a la alimentación del bebé.

• No se requiere ningún suministro ni procedimiento para prevenir el embarazo.

• Ningún efecto secundario.

Desventajas:

• No hay certeza de efectividad después de los 6 meses.

• La lactancia frecuente puede crear inconvenientes o dificultades para algunas madres, en particular las que trabajan.

• No brinda protección contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS) incluyendo el SIDA.

• Si la madre es VIH positiva existe la posibilidad de que el VIH pase al bebé a través de la leche materna.

MÉTODOS BASADOS EN EL CONOCIMIENTO DE LA FERTILIDAD DE LA MUJER.

Eficacia: 20 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso, cifra que desciende a 1-9 embarazos por cada 100 mujeres si se los usa correctamente y en forma combinada. Son menos eficaces que otros métodos anticonceptivos, pero a veces resultan la única opción para personas que no pueden o no desean utilizar otros métodos.

Consisten en evitar voluntariamente el coito durante la fase fértil del ciclo menstrual. Están basados en la determinación del momento de la ovulación. Incluyen diferentes métodos que dependen de la identificación de los días del ciclo menstrual durante los cuales una mujer puede quedar embarazada, por lo que comprenden el conocimiento de las características fisiológicas del ciclo reproductivo como medio para regular la fecundidad.

La vida fértil del óvulo se ha establecido alrededor de 24 horas. Al final de la menstruación, los bajos niveles hormonales de estrógenos y progesterona estimulan la producción de cantidades aumentadas de FSH y LH y de crecimiento de un folículo ovárico. El folículo que está creciendo produce la secreción de cantidades incluso mayores de estrógeno dentro del torrente circulatorio, alcanzando niveles máximos justo antes de la ovulación.

Después de la ovulación, el cuerpo lúteo produce cantidades aumentadas de progesterona, pero en ausencia de concepción y transcurridos entre 8 a 10 días después de la ovulación, el cuerpo lúteo comienza a inactivarse, los niveles de estrógeno y progesterona caen, y se produce la menstruación.

Por medio del uso de estos indicadores clínicos, y permitiendo el número apropiado de días para la supervivencia del gameto, es posible definir con exactitud razonable las fases fértil e infértil del ciclo. Se puede, pues, enseñar a las mujeres a observar algunas de las manifestaciones de estas concentraciones cambiantes de las hormonas ováricas.

Este conocimiento del ciclo de fertilidad se conoce como “vigilancia de la fertilidad” y constituye la base para las prácticas  de los métodos naturales de procreación responsable.

El ciclo de fertilidad


Este ciclo puede dividirse en 3 fases:

1- La primera fase infértil de infertilidad relativa, transcurre desde la menstruación hasta el principio del desarrollo del folículo. Varía en longitud, dependiendo de la rapidez de la respuesta folicular a las hormonas hipofisarias. Debido a esta variación en su longitud, de ciclo en ciclo, esta fase es la más problemática cuando se trata de hacer una valoración adecuada de la fertilidad.

2- La segunda es la fase fértil, y se extiende desde el comienzo del desarrollo folicular hasta 48 horas después de que se ha producido la ovulación, momento a partir del cual se puede esperar que el óvulo ya no sea fértil. Las 48 horas referidas permiten 24 horas de vida fértil del óvulo y 24 horas para cubrir la imprecisión de los indicadores clínicos de fertilidad en la detección del momento de la ovulación.

Esta fase fértil, combinada con la vida fértil del espermatozoide –de 5 días en el tracto genital femenino–, con la ayuda del moco cervical, tiene un promedio de 6 a 8 días del ciclo.

3- La tercera fase de infertilidad absoluta se extiende desde 48 horas después de la ovulación hasta la aparición de la menstruación que marca el final del ciclo.

La mayoría de las mujeres encuentran que la duración de esta fase del ciclo es de aproximadamente de 10 a 16 días, y resulta mucho más constante que la fase 1.

Una vez que se ha producido la ovulación, los niveles de progesterona suben rápidamente, previniendo la posibilidad de una segunda ovulación tardía en el ciclo. De esta forma, en esta fase la

concepción es imposible.

Indicadores biológicos o clínicos de fertilidad.

Son los signos y síntomas corporales resultantes de las concentraciones cambiantes de los estrógenos y la progesterona a lo largo del ciclo, y que pueden ser observados e interpretados subjetivamente por las mujeres y sus parejas sexuales. Mientras que es probablemente cierto afirmar que todos los sistemas y órganos corporales están en alguna medida afectados por las hormonas ováricas del ciclo ovulatorio, los estrógenos y la progesterona ejercen sus efectos más marcados sobre el cérvix, sobre el moco cervical que escurre por la vagina y sobre la temperatura basal del cuerpo.

METODOS DE INDICE SIMPLE

Son aquellos que utilizan un solo indicador.

a) Método del Cálculo Calendario.

b) Método de la Temperatura Basal.

c) Cambios cíclicos del cérvix.

d) Valoración de los cambios en el moco cervical.

1) Humedad (Billings)

2) Filancia (Spinnbarkeit)

3) Cristalización (Rydberg)

e) Indicadores sintomáticos menores.

a) El Cálculo Calendario.


Históricamente, este fue el primero de los métodos naturales a partir de los trabajos de Ogino-Knaus. Constituyó la base para el método del ritmo, que está actualmente superado por métodos naturales más avanzados.

Si se deja un margen de seguridad de 72 horas para prever la supervivencia del esperma, y de 12 a 24 horas para prever la supervivencia del óvulo, se puede determinar un método para detectar el comienzo y el final de la fase fértil.

Como la duración del ciclo no es siempre la misma, se puede calcular con razonable exactitud un tiempo fértil de 7 días.

La fase se calcula:

1) Definiendo el ciclo menstrual menor y el mayor a lo largo de 12 ciclos previos.

2) Restando 18 al ciclo menor para obtener el primer día fértil.

3) Restando 11 al ciclo mayor para obtener el último día fértil.

Por ejemplo: si una mujer tuvo ciclos de 28 y 32 días durante 12 meses, debería proceder según el siguiente cálculo:

28 (ciclo más corto) – 18 = 10

32 (ciclo más largo) – 11 = 21

Debería guardar abstinencia de relaciones sexuales desde el día 10º al 21º de su ciclo, recordando que llamamos “ciclo” al periodo comprendido entre el primer día de una menstruación y el primer día de la menstruación siguiente.

Actualmente no se recomienda que este método sea utilizado como único índice de fertilidad. Sin embargo, puede proporcionar una información útil cuando se usa como uno de los indicadores entre los índices múltiples.

b) Cambios en la Temperatura Basal del cuerpo

La temperatura basal esla temperatura del cuerpo en descanso completo o después de un período de sueño y antes que comience la actividad normal, incluyendo comida y bebida.

De ser posible, se cree conveniente usar un termómetro de mercurio de escala expandida (termómetro de fertilidad), para detectar el pequeño ascenso de la temperatura que está normalmente entre 0,2 ºC y 0,6 ºC.

La temperatura puede tomarse en la boca (5 minutos), en el recto (3 minutos) o en la vagina (3 minutos), y se escribe  diariamente en un gráfico especial, que está diseñado para relacionar ese pequeño cambio desde el nivel menor al mayor y facilitar su interpretación con posterioridad.

La temperatura basal debe tomarse en el mismo momento todos los día ya que, incluso en condiciones ideales y constantes, existe una variación diurna que oscila desde un mínimo entre las 03:00 y las 06:00 horas, a un máximo entre las 15:00 y las 19:00 horas.

Si se produjera la concepción durante el ciclo de toma de la temperatura, ésta permanecerá en su nivel mayor. De lo contrario, comienza a caer justo antes de la menstruación.

Como indicador de fertilidad, la temperatura basal sólo puede detectar el final de la fase fértil, que ocurre luego del tercer día de elevación sostenida de la temperatura basal.

La pareja evita el coito desde el primer día del sangrado menstrual hasta que la temperatura de la mujer sube por encima de su temperatura normal y se mantiene elevada por tres días enteros, esto significa que la ovulación ha ocurrido y la fertilidad ha terminado.

Si la mujer presenta un cuadro febril de cualquier etiología, este método deja de ser útil hasta la menstruación siguiente, por lo que en ese mes se debe cambiar de método o mantener abstinencia todo el ciclo.

Si la mujer se traslada a otra localidad a mayor altura sobre el nivel del mar, la temperatura basal no es evaluable en ese ciclo, por lo que se deberá esperar la menstruación para reiniciar el método. En ese caso se debe cambiar de método o mantener abstinencia todo el ciclo.

Puesto que se debe restringir tanto el coito, el método no es muy aceptado como indicador objetivo del final del período fértil. Por lo tanto, en la práctica, la temperatura basal se combina normalmente con otro indicador como el cálculo del calendario o los síntomas del moco, en una combinación de índice múltiple.

c) Cambios cíclicos del cérvix

Independientemente de los cambios que ocurren en el moco cervical, está bien establecido que el cérvix también sufre cambios a lo largo del ciclo, que son hormono-dependientes.

Estos cambios pueden ser observados por medio de la autopalpación del cérvix, que se realiza introduciendo dos dedos en el interior de la vagina hasta alcanzarlo.

Durante los primeros días del ciclo, cuando los niveles de estrógenos y progesterona están bajos, el cervix se encuentra en una ubicación baja dentro de la cavidad pélvica, cercano a la abertura vaginal y fácil de encontrar con los dedos, los labios del cervix se encuentran firmes a la palpación, la abertura cervical está cerrada.

Bajo la influencia de los estrógenos, a partir del folículo en crecimiento, el cervix se mueve hacia arriba en la pelvis hacia el lado contrario de la apertura vaginal, y es a menudo muy difícil de alcazar, se siente entonces más blando a la palpación y existe una pequeña apertura en la hendidura cervical externa. Estos cambios se hacen más pronunciados cuanto más cerca están los síntomas del máximo.

Con la progesterona en aumento y después de la ovulación, se produce un cambio brusco en la posición, consistencia y abertura del cerviz, que se aproxima a las condiciones descriptas para el principio del ciclo.

Se recomienda la autopalpación diaria del cervix o la palpación realizada por la pareja sexual de la mujer

Antes de la ovulación, cualquier cambio del cervix (apertura, reblandecimiento o cambio en la posición) indica el comienzo de la fase fértil, dejando como margen 3 días después de que los hallazgos cervicales hayan retornado a su estado prefértil, se puede detectar el final de la fase fértil.

d) Métodos basados en los cambios en el moco cervical


1) Humedad (Billings)

2) Filancia (Spinnbarkeit)

3) Cristalización (Rydberg)

La primera fase fértil o de fertilidad relativa

Después de la menstruación, los niveles de estrógeno y progesterona en el torrente sanguíneo de la mujer están muy bajos y se produce poco moco, si es que se produce algo.

Si se puede encontrar moco suficiente en la vulva de la mujer, se observará que es fino, de naturaleza pegajosa y de color opaco.

La fase fértil

Cuando los folículos comienzan a madurar, el aumento de estrógenos conduce a la producción de moco por las glándulas del cérvix, conforme continúa el desarrollo del folículo, el moco se hace más abundante y más fino, claro y aguado (en el momento de la ovulación el moco tiene un 80% de agua). Se libera a menudo en oleadas y tiene propiedades elásticas por el gran contenido de sales minerales, propiedad conocida también como filancia: el moco es capaz de formar un hilo entre dos dedos o dos superficies sin romperse. Habitualmente las mujeres asocian este moco con la clarade huevo cruda.

El máximo de fertilidad, se sitúa en el último día de moco de tipo fértil, conocido como el día de moco máximo o culminante –y que se corresponde estrechamente con el pico máximo de secrción de estrógenos en la sangre–. Fisiológicamente, podemos concluir que el día de moco máximo precede a la ovulación en no más de tres días. Si dejamos 24 horas de margen para la fertilización del óvulo, entonces la tarde del cuarto día después del día de moco máximo indica el final de la fase fértil. Ese día muchas mujeres refieren una sensación de plenitud y blandura en los tejidos de la vulva.

El día del moco máximo sólo puede ser identificado retrospectivamente.

Es posible saber que un día en particular fue el último día del moco fértil, si al día siguiente el moco ha cambiado característcas.

La fase de infertilidad absoluta

Después de la ovulación, la caída brusca de estrógenos produce un rápido cambio en las cantidades y características del moco. La cantidad del moco cae bruscamente y algunas veces llega a

desaparecer, mientras que su textura se vuelve espesa, pegajosa y opaca, como el moco tipo infértil de los primeros estadios del ciclo.

Cuando este moco de tipo infértil o una sensación de sequedad permanece durante tres días después del día de moco máximo, se asume que ya se ha producido la ovulación y ha concluido el período

fértil. La apariencia del moco, cuando éste existe, se observa en la vulva, frecuentemente en la toalla higiénica o en el momento de la micción.

Se deberá observar las características del moco a lo largo del día, incluyéndolo en un gráfico a la noche. Se recogen de este modo en dicho gráfico las características del moco a lo largo de un día completo.

1) Método de la Humedad (Billings)

Luego de la menstruación, la escasa presencia de moco, da a la mujer una sensación de sequedad en la entrada de la vagina, se considera éste un período infértil. Se deberá tener relaciones como máximo en días alternos (un día sí un día no), ya que la presencia de semen en la vagina imposibilita la apreciación de moco.

En el inicio de la fase fértil la mujer comienza a sentir la sensación de humedad, con lo que se debe evitar el acto sexual o realizarlo con protección. La aparición de esta sensación de humedad hace necesaria la abstinencia sexual, que deberá prolongarse hasta cuatro días posteriores al pico de humedad vulvar.

En la tercera fase (días secos luego de la ovulación) se pueden mantener relaciones en días consecutivos hasta el inicio de la siguiente menstruación.

2) Método de la Filancia (Spinnbarkeit)

Consiste en investigar diariamente la elasticidad o filancia del moco cervical para determinar la fase fértil, se observará el moco a diario desde que concluye la menstruación.

En la primera fase de infertilidad relativa, el moco será escaso y no filante, en esta fase del ciclo desde la menstruación hasta la aparición del moco fértil, se deberá tener relaciones como máximo en días alternos (un día sí, un día no), ya que la presencia de semen en la vagina imposibilita la apreciación del moco.

Del mismo modo, el uso de medicación vaginal, lubricantes, o la presencia de flujo vaginal anormal impide la aplicación del método.

La fase fértil se caracteriza por un moco filante, es decir, que no se rompe al separar los dedos, sino que queda como un hilo, tendido entre el pulgar y el índice. Se deberá guardar abstinencia entre la aparición del moco filante hasta el cuarto día en el que el moco retorne a su estado anterior (es decir, escaso y no elástico).

3) Método de la cristalización

El moco cervical, al secarse, cristaliza de modo diferente según el tenor de estrógenos circulantes, esta característica puede ser utilizada para valorar la fertilidad, sabiendo que el moco fértil cristaliza en forma de helecho y el moco no fértil lo hace en forma amorfa (pequeños grumos dispersos).

La cristalización en forma de helecho del moco cervical o de muestras de saliva al secarse, se relacionan con el aumento del cloruro de sodio y son debidos a los cambios orgánicos producidos por los estrógenos.

Colocada una muestra de moco cervical o saliva en un portaobjeto se visualizará, con un débil aumento, la cristalización en forma de helecho que indica que se está en un día fértil. Si la visión es amorfa se trata de un día infértil y no hay posibilidad de embarazo.

Se procederá a la determinación diaria manteniéndose abstinencia desde el primer día de la cristaización en forma de helecho hasta el cuarto día de la cristalización amorfa, se deberá tener relaciones como máximo en días alternos (un día si, un día no) hasta el inicio de la abstinencia, ya que la presencia de semen en la vagina imposibilita la apreciación del moco.

Del mismo modo, el uso de medicación vaginal, lubricantes, o la presencia de flujo vaginal anormal no permite la aplicación del método.

En la tercera fase infértil (luego de que el moco pasa a cristalizar nuevamente en forma amorfa) se pueden tener relaciones cotidianamente.

El método del moco nos permite identificar la fase fértil e infértil del ciclo. Por esta causa es útil, tanto como para evitar un embarazo o como método para alcanzar la concepción.

Se recomienda el uso de un doble o triple método, en los cuales se deben observar los indicadores de fertilidad.

El uso de medicación vaginal, lubricantes, o la presencia del flujo vaginal anormal no permite la aplicación del método de Billings.

e) Indicadores sintomatológicos menores de fertilidad

Existen otros indicadores sintomatológicos que son específicos solamente para algunas mujeres en particular.Entre los mismos se encuentran: el dolor de la ovulación, hemorragia en la mitad del ciclo, síntomas en las mamas, aumento del apetito, ganancia transitoria de peso, distensión abdominal, retención de líquidos, el acné, el hormigueo en la piel, la migraña y las náuseas, los cambios de humor, el aumento de la excitabilidad, el sueño, y el rechazo de ciertos olores.

Cuando están presentes algunos de estos indicadores, resultan de mucha ayuda para la confirmación, ayudando en la interpretación de las señales mayores. Además, son muy apreciados por el sentimiento personal de femeneidad que sugieren a la mujer.

Facilitan además una explicación razonable para las molestias que suelen aparecer como resultado de las concentraciones hormonales.

METODOS DE INDICE MULTIPLE

Existen diversos métodos de índice múltiple, según la combinación de los indicadores usados. El método combinado más usado es el sintotérmico que agrega a la detección del ascenso de la temperatura basal la percepción de aspectos sintomatológicos como humedad vulvar, tensión mamaria, sangrado periovulatorio, dolor abdominal, etc.

Para detectar el comienzo de la fase fértil:

I- Método Calendario más Método de la Temperatura Basal más Método del Moco Cervical.

Cualquiera de estos indicadores que se produzca primero marca el comienzo de la fase fértil.

Para detectar el final de la fase fértil y comienzo de la fase infértil post-ovulatoria

II- Método de la Temperatura Basal más Método del Moco Cervical.

REQUISITOS DE PRESCRIPCION DE METODOS DE ABSTINENCIA PERIODICA

• Pareja muy motivada a realizarlos.

• Examen ginecológico normal (consulta previa y controles ulteriores).

• Paciente eumenorreica con bajo riesgo de ETS-HIV.

• Posibilidad de aprendizaje e implementación correcta del método.

• Aceptación de posibles fallas de eficacia.

7 MÉTODOS DE ESTERILIZACIÓN

Por considerarlos métodos definitivos, no son de elección en planificación familiar salvo en situaciones especiales.

Dichos métodos de contracepción permanente, requieren intervención quirúrgica en hombres o en mujeres y, por lo tanto, consentimiento informado escrito por parte del usuario con justificación diagnóstica del proveedor.

Vasectomía


Eficacia: 99,9 %

Es un método quirúrgico de esterilización para hombres que están seguros de no querer tener hijos.

Ventajas:

• Es permanente.

• No tiene efectos sobre el placer sexual ni sobre el desempeño del acto sexual.

• Ningún efecto secundario conocido a largo plazo.

• Es un procedimiento simple y seguro.

•Totalmente efectivo después de al menos 20 eyaculaciones o de tres meses.

• Requiere consejería y consentimiento informado que sea a propiado.

Desventajas:

• Complicaciones infrecuentes en la cirugía: sangrado o infección en el lugar de la incisión, coágulos en el escroto.

• Requiere cirugía por parte de médico capacitado.

Interrupción Quirúrgica Tubaria


Eficacia: 0,5 embarazos por cada 100 mujeres (1 en cada 200 mujeres), en el primer año después del procedimiento.

En los siguientes 10 años después del procedimiento aumenta a 1,8 embarazos por cada 100 mujeres (1 en cada 55 mujeres).

La eficacia depende parcialmente de la técnica usada para bloquear las trompas, aunque todas las tasas de embarazo son bajas.

La interrupción quirúrgica tubaria es una de las técnicas de esterilización femenina más efectiva. En el primer año después del procedimiento, 0,05 embarazos por cada 100 mujeres (1 en cada 2000 mujeres). En los siguientes 10 años después del procedimiento asciende a 0,75 enbarazos por cada 100 mujeres (1 en cada 133).

Provee contracepción permanente a las mujeres que no desean tener hijos definitivamente. Es un procedimiento quirúrgico simple y sin riesgos.

Ventajas

• No neccesita suministros ni controles periódicos.

• No interfiere con las relaciones sexuales.

• No tiene efectos sobre la salud conocidos a largo plazo.

Desventajas

• Complicaciones infrecuentes en la cirugía: infección o sangrado en el lugar de la incisión, sangrado o infección interna, riesgos de la anestesia.

• En casos raros, cuando ocurre un embarazo, es mayor la posibilidad de embarazos ectópicos.

• Requiere examen físico y cirugía realizada por médico capacitado.

• No provee protección contra ETS/SIDA.

El presente informe fue extraído de la guía para el uso de métodos anticonceptivos del ministerio de salud de la nación, año 2002.