Posts con el Tag clímax

Respuesta sexual masculina

Tanto el hombre como la mujer, pasan por distintas etapas durante su respuesta sexual, donde se producen una serie de cambios fisiológicos y emocionales.Desde el punto de vista físico, estos se pueden clasificar en genitales y extra genitales.

Los cambios o respuestas  psicológicas, son más difíciles de clasificar, ya que son vividas de forma personal por cada ser humano en base a sus experiencias, vivencias y aprendizajes a lo largo de la vida.

Curiosamente y muy al contrario de lo que se piensa tanto en el hombre como en la mujer, ambas respuestas se parecen, compartiendo más semejanzas que diferencias.

A continuación detallaremos cada una de las distintas fases.

Fase de deseo

Esta fase es anterior al contacto sexual en si, podría definirse como “tener ganas” de iniciar un contacto corporal erótico y amoroso. Se trata de un apetito o impulso producido por la activación de centros específicos cerebrales, normalmente ante un estimulo adecuado, estos centros pueden ser activados, poniendo en marcha la respuesta sexual, involucrándose complejos mecanismos hormonales y de neurotransmisores (el balance entre la dopamina y la serotonina es fundamental).

En este caso el varón se siente excitado, deseoso, receptivo para encarar una relación sexual o con ganas de lograrla.

En el contacto erótico los centros del placer se activan, cuando hay dolor se pierde el deseo, ya que los centros del dolor inhibirían el sistema sexual. El comportamiento humano normal se basa en la búsqueda del placer y la evitación del displacer, salvo en el caso de los masoquistas donde esto se invierte .

Esta etapa del deseo puede ser fugaz, como por ejemplo cuando se ve a una mujer atractiva o escenas eróticas, en este caso hay una ausencia de cambios físicos a nivel genital, es mas una sensación indefinida o un cambio de actitud .

La aparición de la fase del deseo es sumamente importante, ya que si no se da , la siguiente fase, la de excitación, no se desarrolla con facilidad.

Esto puede provocar una disfunción de la erección , por eso muchas veces se confunde con un cuadro de impotencia, cuando en realidad el varón no siente el deseo, esta inhibido en esa fase , lo dicen con claridad: “ Lo que pasa es que no me excito, ni tengo ganas, veo a las mujeres y no me interesan como antes”.

La fase del deseo esta condicionada, en ambos sexos, por la influencia de la hormona testosterona, que es por así decirlo, la maquina de la libido y según por muchos investigadores por andrógenos como la dehidroepiandrosterona (DHEA).

Estas hormonas que el varón produce en los testículos y en las glándulas suprarrenales, son las encargadas de activar los centros cerebrales del deseo, que pondrán en funcionamiento el complejo mecanismo de la respuesta sexual.

Fase de excitación

Esta fase comienza con una orden del sistema nervioso central, a nivel de corteza , hipotálamo, que activa a un grupo de neuronas y a las células del endotelio (pared interna de las arterias), para que a través de la enzima oxido nitrico sintetasa, aceleren el pasaje del aminoácido L- arginina, al primer mensajero que va a empezar a relajar el músculo cavernoso y a dilatar las arterias, llamado oxido nítrico (ON), que es un gas vasodilatador.

El músculo liso cavernoso, que esta dentro del pene , es aquel al cual estimula el sistema nervioso autónomo simpático, que normalmente se encuentra contraído, cuando por efecto de la excitación, se libera el oxido nítrico, comienzan a activarse los segundos mensajeros y allí se dilatan las arterias peneanas que permiten la llegada de mayor cantidad de sangre al pene.

Este músculo liso, es parecido a una esponja (los cuerpos cavernosos y el tejido esponjoso), que al llenarse origina un agrandamiento del tamaño. Este reflejo, que es involuntario y que abre las arterias del pene y cierra las válvulas de las venas para permitir que el órgano se llene de sangre, tiene como finalidad, desde el punto de vista evolutivo de la especie que se endurezca y pueda introducirse en la vagina, hay otras especies animales, como el caso de las ballenas, que tienen un hueso en el pene y por lo tanto, no nesecitan la erección para la penetración.

Algunos de los estímulos que pueden desencadenar la fase de excitación son:

  • Actividades intrapsiquicas (sueños, fantasías)
  • Estímulos táctiles generales (abrazos, caricias, mimos, masajes)
  • Contacto en la zona de los genitales masculinos.
  • Contacto con zonas deseadas del cuerpo de la pareja (genitales, pezones, regiones glúteas y anal)
  • Estímulos auditivos y olfatorios.

En la etapa de la excitación también podemos observar cambios en la coloración de la piel, sobre todo de la espalda (“piel sexual”), un aumento de la frecuencia respiratoria y cardiaca, y una congestión de la zona del escroto y de los testículos.Estos últimos ascienden y se acercan mas a la base del pene, por efecto de la vaso dilatación, el glande se oscurece, pero no se endurece como el cuerpo del pene. Esto es para que la penetración no sea dolorosa ni lastime.

Fase de erección

La ereccion no depende de la voluntad consciente, no se consigue con el solo hecho de querer lograrla, si no que es necesario un estimulo lo suficientemente poderoso como para desencadenar ese mecanismo reflejo, que aparece de manera involuntaria, a diferencia del orgasmo, que si se puede regular, ya sea acelerandolo o retrasandolo.

Si los estimulos excitantes son mas fuertes que los que los inhibidores (que siempre los hay) y se prolongan en el tiempo, aparece la ereccion, pero a su vez hay otra enzima, la fosfodiesterasa V, que actua degradando las sustancias que producen la ereccion del pene.

Asi como el mecanismo de la ereccion es tan complejo, este puede ser interferido en sus distintas etapas, por diferentes estimulos, ya sean estos de origen interno o externo, como por ejemplo un timbre, el telefono, un cambio de luz o de temperatura, la aparicion de una tercera persona, temores reales o inmaginarios, situaciones conflictivas inconscientes, que pueden hacer perder la ereccion de manera parcial o total, a pesar de que el estimulo parcial siga vigente.

Cuando hay una disfuncion eréctil ( de distintas causas), a pesar de que haya deseo y excitación, el mecanismo de la ereccion no llega a producirse, o se produce y rapidamente se pierde, o sea, no siempre a la etapa de excitación le sigue la ereccion.

Si la etapa de excitación se prolonga, aparece por la uretra, un tipo de secrecion espesa, de consistencia similar al semen, producto de las glandulas de Cowper, cuya finalidad es lubricar la uretra, en esta secrecion se ha visto muchas veces, la presencia de espermatozoides, lo cual torna inseguro la practica del coitus interruptus.

La ereccion es la rigidez suficiente del pene como para penetrar la vagina, por ende, es el hecho que mas condiciona la actividad sexual del varon, ya que muchos creen equivocadamente que si no se produce, o si la misma es fugaz es el fin de la relacion sexual, no teniendo en cuenta que la misma constituye un juego mas amplio, y con posibilidades que exceden al pene erecto.

Si uno o ambos miembros de una pareja no impiden la ereccion, esta se da con gran facilidad y espontaneidad.

Fase de orgasmo

Por ultimo si la excitación continua en forma ininterrumpida se desencadena el orgasmo, que constituye el liberar repentino de la tensión muscular y nerviosa en el clímax de la excitación sexual, esta experiencia representa el placer físico más intenso del cual el ser humano es capaz ,y es básicamente igual tanto para el hombre como para la mujer. Un orgasmo dura solamente algunos segundos y se siente como un ataque o una sucesión rápida de convulsiones que involucran el cuerpo entero y pronto conducen a la relajación completa. En hombres sexualmente maduros, el orgasmo llega acompañado de la eyaculación de semen (aunque también puede haber orgasmo sin llegar a eyacular en algunos casos, como eyacular sin tener orgasmos en otros) .

El orgasmo comienza con contracciones rítmicas involuntarias de los conductos genitales y de los órganos accesorios (vasos deferentes, vesículas seminales, glándula próstata), de la uretra, los músculos de la base del pene y finalmente del pene mismo. Las primeras tres o cuatro contracciones fuertes se repiten en menos de un segundo, luego, se tornan más débiles y en intervalos más largos. Como resultado de estas contracciones, el semen acumulado es forzado a través de la uretra hacia el exterior, donde es expulsado en varios chorros rápidos. Ocasionalmente, puede ser lanzado a una distancia considerable; otras veces, puede fluir suavemente hacia fuera. La fuerza de una eyaculación particular no está relacionada con la fuerza o la virilidad del hombre. La cantidad de semen eyaculado durante un orgasmo es generalmente alrededor de una cucharadita de té, las eyaculaciones repetidas dentro de un lapso de tiempo corto producen cada vez menos semen. Las contracciones en los órganos sexuales y la eyaculación subsecuente del semen son la muestra más obvia del orgasmo. Sin embargo, es importante recordar que el cuerpo entero está implicado. Por ejemplo, los músculos anales del esfínter se contraen en los mismos intervalos, mencionados arriba, que los órganos sexuales. De hecho, hay gran tensión muscular a través del cuerpo, la respiración se acelera y el pulso y la presión arterial se incrementan . Esta liberación repentina y convulsiva de toda esta tensión, constituye el orgasmo. La eyaculación del semen es solamente adicional en esta liberación. El orgasmo y la eyaculación son dos procesos diferentes. Aunque es verdad que, en el hombre, puede haber eyaculación sin orgasmo, y orgasmo sin eyaculación. El ejemplo más obvio es el orgasmo de los muchachos antes de la pubertad. Puesto que sus órganos sexuales internos no se han desarrollado todavía suficientemente para producir semen, no hay nada que pudiera ser eyaculado. Sin embargo, estos muchachos pueden tener orgasmos. Hay también algunos hombres adultos para quienes la eyaculación no ocurre hasta algunos segundos después del orgasmo, y para quienes ambas experiencias permanecen separadas totalmente. Otros hombres, son capaces de tener varios orgasmos dentro de un lapso de tiempo corto, por algún tiempo, agotan su reserva de semen y así detienen la eyaculación mientras que continúan teniendo orgasmos. Debe ser notado, sin embargo, que sólo muy pocos hombres son capaces de tener orgasmos múltiples, y generalmente esto ocurre únicamente cuando son jóvenes.

Fase de resolución

Después del orgasmo los órganos sexuales (y con ellos el cuerpo entero) necesitan un tiempo relativamente corto para volver a su anterior estado de reposo, la duración de la llamada fase de resolución es directamente proporcional a la duración de la fase de excitación, el cambio fisiológico más visible durante este periodo es la pérdida de la erección, la cual sucede en dos etapas. La pérdida principal ocurre inmediatamente después de la eyaculación, sin embargo, el pene todavía conserva una cierta firmeza que puede persistir por algún tiempo, especialmente si las fases de excitación y de meseta fueron prolongadas. Por otra parte, actividades o distracciones no sexuales pueden terminar la pérdida de la erección más rápidamente. El rubor sexual antes mencionado también desaparece rápidamente. En contraste, la erección de los pezones, si de hecho ocurriese, sigue siendo visible durante algún tiempo. La tensión muscular del cuerpo disminuye, la respiración, el pulso y la presión arterial vuelven a la normalidad. Algunos hombres transpiran inmediatamente después de la eyaculación, aunque incluso entonces esta reacción sigue siendo generalmente restringida a las palmas de sus manos y a las plantas de sus pies. Finalmente, debe ser observado aquí que inmediatamente después del orgasmo los hombres experimentan un llamado periodo refractario. Durante este periodo, que se extiende hasta bien entrada la fase de resolución, el individuo no puede responder a un estímulo sexual adicional o nuevo, es decir, es incapaz de tener otra erección y otro orgasmo. El periodo refractario puede ser muy corto en algunos individuos, especialmente mientras que son jóvenes, pero se vuelve generalmente más largo con la edad.

Para  finalizar podemos afirmar que la respuesta sexual masculina, constituye un proceso complejo, donde se ponen en funcionamiento distintos mecanismos, ya sean psicológicos, como biológicos, a partir de la activación de ciertas enzimas, y neurotransmisores, esto es muy importante para tener en cuenta a la hora de diagnosticar y tratar las disfunciones sexuales masculinas, ya que se requiere de un abordaje amplio, para pesquisar y diagnosticar en cual de las distintas fases de la respuesta sexual se produce el problema.


, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentar