Archivo de la etiqueta: Testosterona inyectable

Testosterona, como terapia de reemplazo

La testosterona es una hormona androgénica producida en el hombre por los testículos,y la dehidroepiandrosterona en las glándulas suprarrenales, en las mujeres se producen en una cantidad menor, tanto en los ovarios, como en las glándulas suprarrenales.

Su presencia es fundamental en el desarrollo fetal masculino, con un pico entre la semana 11 y 16 de gestacion, y de ella depende el desarrollo de los genitales internos y externos masculinos, la producción de espermatozoides asi como el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, ya en la adolecencia, tales como aumento de la masa corporal, engrosamiento de la piel,cambio en el tono de la voz por hipertrofia laringea,crecimiento de vello facial y genital con un patrón masculino, ademas de otros efectos sobre distintos organos.

En la adultez los niveles de testosterona estan relacionados con la libido, y su deficit tanto en hombres como en mujeres se vinculan con el bajo deseo sexual.

La andropausia se define como el proceso por el cual las capacidades sexuales del hombre merman con la edad, entre otras funciones orgánicas, a causa de los bajos niveles de testosterona en el organismo, analogicamente comparable con la menopausia femenina, el hombre va perdiendo potencia sexual,aunque esto no implique necesariamente que pierda su fertilidad, que puede mantenerse a edad avanzada, ademas de otros sintomas tales como:

  • Debilidad general.
  • Cansancio.
  • Falta de apetito.
  • Insomnio.
  • Irritabilidad.
  • tendencia a la depresión .
  • Dificultades de concentración.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Requerimiento de máyor tiempo para lograr la erección y necesidad de mayor  estimulación directa para lograrlo.
  • Disminución del tamaño testicular.
  • Disminución de la movilidad espermática entre las edades de 50 y 80 años.
  • Erecciones  menos firmes.
  • Reducción de  la cantidad de semen y disminución de la intensidad de la eyaculación.
  • Prolongación  del periodo refractario, o sea, se alarga el tiempo posterior al coito en el que el hombre es incapaz de lograr una nueva ereccion.
  • Cambios en el metabolismo
  • Perdida de la masa muscular y aumento de la grasa abdominal
  • La masa ósea se reduce y puede aparecer la osteoporosis.

Otras de las causas de disminucion de la produccion de testosterona es el hipogonadismo masculino, que representa una disminución de la función testicular, con una baja producción de testosterona e infertilidad, puede deberse a un problema propio de los testículos (primario), a una falla del eje hipotálamo-hipófisis (secundario) o a una respuesta disminuida o ausente de los órganos blanco a los andrógenos, y pueden aparecer a cualquier edad, incluso en personas jóvenes, a diferencia de la andropausia.

Por lo que ante una disminucion de los niveles de testosterona, es preciso hacer un diagnostico diferencial entre las distintas causas para establecer un tratamiento adecuado. La determinacion de los niveles de testosterona biodisponible, son importantes para el diagnostico de deficit de testosterona.

El tratamiento con terapia de reemplazo hormonal, esta indicado en los casos especificos de caida de los niveles sanguineos de la hormona, acompañado de los sintomas clinicos anteriormente enumerados, existen distintas opciones terapeuticas tales como:

  • Testosterona oral, en cápsulas
  • Testosterona inyectable (cada 2 a 4 semanas, o trimestral)
  • Testosterona en parches, aplicados cada día (no disponible en Argentina)
  • Testosterona en gel transdérmico  que se absorbe por piel, aplicado cada día, en hombros o brazos o piel de abdomen

La ventaja del gel, que se aplica en la dermis, es que produce un nivel más parejo de la hormona en sangre, y es la opción más recomendada de reemplazo hormonal en los varones, ya que los inyectables  hacen picos más altos para luego descender.

La terapia de reemplazo hormonal con testosterona tiene varios efectos adversos, tales como :

1. Efectos androgénicos adversos (masculinización): Estos efectos son dosis dependientes y tienen una mayor trascendencia en la mujer y en niños en edad prepuberal. En la mujer puede aparecer crecimiento de la barba, voz grave, irregularidades del ciclo menstrual, amenorrea, aumento de la masa muscular viril, hipertrofia del clítoris y otros. Estos efectos ocurren en realidad después de tratamientos prolongados, como en el tratamiento paliativo del cáncer mamario metastásico. En niños en la etapa prepuberal, la testosterona acelera el cierre epifisario, produce una maduración sexual precoz y detención del crecimiento. En los hombres la testosterona puede producir priapismo, acné, policitemia moderada y aumento del tamaño prostático. Por este motivo, antes de administrarlos el medico debe realizar un control de la prostata, y medir el antigeno prostatico especifico (PSA) , también producen una disminución de las HDL (lipoproteínas de alta densidad) por lo que son aterogénicos.

2. Hepatotoxicidad: Ictericia colestásica, acumulación y espesamiento de la bilis en los canalículos biliares de los lobulillos hepáticos. Este efecto puede ser una respuesta idiosincrática. En principio no hay agresión a los hepatocitos, ni obstrucción de los canalículos biliares mayores. La ictericia se acompaña de hiperbilirrubinemia,  no se observa con la administración parenteral de la testosterona, por lo tanto los andrógenos de uso oral , deben ser solamente utilizados en tratamientos de corta duración y están contraindicados en pacientes con enfermedad hepática.

3. Carcinoma hepático: La incidencia de adenocarcinoma hepático aumenta significativamente en pacientes que han recibido tratamientos con andrógenos 17-alquil-sustituidos, durante largo período de tiempo (1 a 7 años).

4. Cáncer de próstata: Se ha descrito que varones fisioculturistas que han consumido anabolizantes androgénicos con la intención de aumentar su masa muscular y rendimiento físico, han desarrollado carcinoma prostático precozmente (antes de los 50 años).

5. Retención hidrosalina: Por sus efectos mineralcorticoides los andrógenos pueden producir retención hidrosalina. El edema franco secundario al tratamiento androgénico solo se observa cuando se administran grandes dosis para el tratamiento de enfermedades neoplásicas (cáncer). El edema puede ser más importante en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva o con insuficiencia renal. Este efecto puede además complicar una hipertensión arterial. La retención hidrosalina puede ser tratada con diuréticos tiazídicos.

6. Disminución de la espermatogénesis y efectos secundarios feminizantes: En tratamientos prolongados con andrógenos se suprime la secreción de gonadotropinas que provoca hipotrofia testicular, disminución del peso de los testículos y supresión de la espermatogénesis. La inhibición de la secreción de gonadotropinas puede también ocasionar azoospermia e incremento de la conversión de andrógenos en estrógenos. Por eso la concentración plasmática de estrógenos aumenta en el hombre que recibe andrógenos. La actividad de la enzima aromatasa que provoca la aromatización de la testosterona y su conversión a estradiol es mayor, sobre todo en niños y en pacientes con enfermedad hepática subyacente. Los efectos secundarios feminizantes son a veces importantes (crecimiento de los pechos, disminución de la libido y de la espermatogénesis) y los anabolizantes androgénicos esteroideos pueden producir los mismos efectos. Debido a los numerosos efectos adversos, el uso indiscriminado de andrógenos anabólicos ha sido prohibido por el Comité Olímpico Internacional y numerosos países se han adherido a esta resolución.

Todo esto muestra a las claras que el uso de testosterona o derivados, como anabolicos en forma indiscriminada es peligroso, y no recomendable, la indicacion de un tratamiento con testosterona es en casos puntuales, como los mencionados anteriormente, y siempre bajo la estricta vigilancia medica.